Camino de Santiago

Dentro del conjunto de caminos antiguos del Principado, el Camino de Santiago adquiere una especial relevancia al tratarse de la ruta más remota de peregrinación jacobea. Este recorrido surge en el s. IX d.C. formando parte de la política que el rey Alfonso II planeó para Asturias.

Existen dos rutas principales, una primera y más antigua, conocida como la Ruta del Interior que pone en conexión la ciudad de Oviedo con la de Compostela a través de las tierras interiores de Asturias occidental, coincidiendo, en gran medida, con la vía romana Lucus Asturum-Lucus Augusti.

Algo más tardía (s. XIII), en cuanto a su uso por parte de los peregrinos, es la denominada Ruta de la Costa que discurría, a excepción de Gozón, por todos los concejos de la fachada litoral asturiana. Este camino costero parece concurrir con la vía romana costera que unía Brigantium (La Coruña) con Ossaron (Oyarzun o Irún).

A estas dos rutas principales, se les une una larga serie de caminos considerados como secundarios que son a grosso modo todos aquellos caminos tradicionales que atraviesan la Cordillera Cantábrica, y los que desde distintos puntos unen la Ruta de la Costa con la del Interior.

Este histórico camino goza de especial protección desde 1962, año en que fue declarado Conjunto Histórico Artístico. Esta declaración comprende, además del propio camino, todos los lugares, edificios y parajes de su entorno. A la vez que obliga a las corporaciones municipales y propietarios al más estricto cumplimiento de la Ley de Patrimonio.

En 1996 se firmó el Decreto 3/96 de 8 de febrero, (derogado por el Decreto 15/2002, de 8 de febrero) por el que se crea la Comisión del Principado de Asturias, para la protección y puesta en valor de este itinerario con los siguientes objetivos:

  • Recuperación física del Camino y señalización
  • Dotación de red de Albergues
  • Restauración de elementos históricos vinculados
  • Difusión cultural

El entorno de esta vía se define por una banda de 100 metros a cada lado en los distintos tramos rurales, afectando en las áreas urbanas únicamente a las parcelas colindantes al Camino.

Por Soto del Barco discurre longitudinalmente, en sentido este-oeste, la ruta costera del Camino de Santiago. Desde Castrillón se adentra en el concejo por la aldea del Cueplo, ascendiendo en un segmento de 500 m. para llegar a la rasa del mismo nombre. En este tramo el camino presenta una caja de taludes marcados y firme sólido de empedrado pequeño e irregular.

 

Embarcaderos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antiguos embarcaderos

 

Desde la planicie del Cueplo, el camino, en forma de pista, se dirige hacia el Castillo de San Martín pasando por Caseras. Para llegar al Castillo el camino cruza el arroyo de Caseras por un puente de tres arcadas de reciente construcción. Una vez en el castillo, la ruta desciende directamente hasta la orilla del río Nalón por una rampa para llegar hasta el embarcadero allí situado. Una vez cruzado el Nalón, la barca de El Castillo fondeaba en el embarcadero del Forno ubicado ya en el concejo de Muros del Nalón. Desde aquí, la ruta se encamina hacia la Era.

En la actualidad el camino se puede seguir en todo su recorrido a excepción del tramo que hay que realizar en barca, debido a la inexistencia de la misma. Por ello, desde el embarcadero de El Castillo se ha de volver a la carretera de San Juan de La Arena girar a la derecha, con dirección Soto del Barco, tomar la N-632 y sortear el río por el puente actual.